Halloween o Día de Brujas es una celebración de origen pagano que se remonta a un festival celta de hace más de 3.000 años de antigüedad llamado “Samhain”, lo que traduce, fin del verano.

En Irlanda se creía que el 31 de octubre, cuando terminaba la cosecha e iniciaba el solsticio de otoño, los espíritus volvían al mundo, y por eso, se valían de diferentes ritos para comunicarse con ellos, encendían velas en las ventanas de sus casas para ayudarles a encontrar el camino y usaban máscaras para ahuyentar los espíritus malos.

La celebración, tal como la conocemos hoy, inició en el año 1921, cuando en Minnesota – Estados Unidos, se llevó a cabo el primer desfile de Halloween, luego de que los irlandeses a mediados del siglo XX, introdujeran está tradición en el país americano.

En el resto del mundo, esta festividad se hizo famosa en 1978, tras el estreno de la película de terror “Halloween” del director John Carpenter.

Actualmente, el Día de las Brujas, es celebrado en gran cantidad de países en el mundo. Niños y adultos aprovechan la fecha para disfrazarse y salir a las calles a pedir dulces.