Nutrición sana, un pilar para la mujer

Alimentarse correctamente es esencial para todos los grupos poblacionales en todas las edades y aunque existen una recomendación general, que es comer los seis grupos de alimentos (frutas y verduras, leche y productos lácteos, grasas, azúcares, carnes, huevos y leguminosas y cereales, raíces, tubérculos y plátanos) cinco veces al día, cada individuo tiene un esquema de nutrición diferente.

Las mujeres, por ejemplo, debido al embarazo y al ciclo menstrual, deben tener un plan alimenticio especial, pues fisionómica y anatómicamente son diferentes a los hombres.

Según la nutricionista Alexandra Vásquez, aunque todas las personas deben enfocar su nutrición en una alimentación saludable, las mujeres deben hacer especial énfasis en ello “una mujer debe consumir mucho las verduras de hojas verdes oscuras, carne roja y proteína, especialmente en su edad reproductiva, es decir de  los 18 a los 40 años, porque estas contienen ácido fólico, vitamina B12 y hierro y en esta etapa tendemos a perder más nutrientes por el ciclo menstrual y necesitamos una demanda más que los niños y los hombres”.

De igual manera, las mujeres deben tener una restricción especial con el consumo de grasa, mientras que los hombres pueden consumir entre siete y ocho porciones de grasa al día, estas solo pueden hacerlo entre cuatro y cinco.

En la madurez, la nutrición se centra en aumentar los alimentos con mayor capacidad de retrasar el envejecimiento y de prevenir enfermedades. Aumentar el consumo de líquidos, frutas y hortalizas para favorecer los procesos depurativos y los procesos de desintoxicación hepática, consumir alimentos ricos en antioxidantes y reducir el consumo de productos excesivamente dulces hacen parte de las recomendaciones de los expertos para este ciclo de la vida.