En Itagüí no hay cuarentena en la lucha contra el crimen

Un duro golpe a la delincuencia dieron las autoridades de Itagüí en las últimas horas al grupo delincuencial organizado “La Unión”. Tras un proceso de investigación 10 personas fueron capturadas, entre ellas el tercer cabecilla y dos coordinadores quienes se dedicaban al tráfico de estupefacientes, utilización de menores para la comisión de delitos, tráfico de armas de fuego y destinación ilícita de inmuebles, entre otros.

“En mi campaña le prometí al pueblo itagüiseño que los bandidos no volverán a Itagüí y es exactamente lo que estamos cumpliendo. No vamos a tolerar ninguna expresión de criminalidad en el territorio, ni de adentro ni de afuera.  Itagüí es una ciudad con gran futuro, queremos ser un centro de negocios, donde los empresarios y comerciantes vean oportunidades y generen empleo y por eso garantizamos la seguridad ciudadana de manera integral”, dijo José Fernando Escobar, alcalde del municipio.

De acuerdo con la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, mediante 15 diligencias de allanamiento se logró la captura de nueve personas por órdenes de allanamiento y una en flagrancia, entre los detenidos se encuentra alias “Hermes, Cepillo o Caballito”, quien sería el tercer cabecilla del grupo delincuencial “La unión” y el primer cabecilla del grupo delincuencial “Yarumito”.

“‘Hermes’, cepillo o caballito” era el encargado de impartir todas las órdenes atenientes a los diversos actuares delictivos tanto a los coordinadores de zona como a los integrantes de la misma, por todo el sector de Yarumito, Santa María y La Finquita de Itagüí y tendría línea directa con alias ‘El Tigre’, cabecilla del grupo delincuencial organizado “La Unión”, recluido en centro carcelario”, detalló la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Así mismo fueron aprehendidos por el delito de concierto para delinquir alias “Peto” y “Aleja” quienes serían coordinadores de la organización, e integrantes conocidos como “Alex”, “Vitri”, “El Barroso”, “Leo”, “Víctor”, “La Nana” y “Adri”, esta última fue capturada en flagrancia por tráfico de estupefacientes.

En los operativos fueron incautados cerca de dos millones de pesos en efectivo que, al parecer, fueron obtenidos producto de la comercialización de estupefacientes, 254 dosis de cocaína, 22 dosis de marihuana y dos celulares.

Según la investigación realizada por las autoridades, este grupo delincuencial obtenía rentas criminales cercanas a los 6 mil millones de pesos anuales, producto de actividades criminales como la extorsión a vehículos, transporte informal, viviendas y locales comerciales, así mismo el tráfico de estupefacientes en los municipios del sur del área metropolitana.