Descubra de dónde viene el nombre de su barrio

Así como el nombre que nuestros padres decidieron ponernos al nacer tienen un significado e historia, los de los barrios y veredas de Itagüí también tienen su por qué.

Los nombres de los territorios surgen en su mayoría, según lo indica el historiador Orlando Lujan, de los primeros pobladores del lugar, quienes con base a las características del terreno que habitan o a las dinámicas sociales que se viven en él, le dan una denominación.

De acuerdo con el libro “Itagüí, historia social y cultural”, la conformación urbana del municipio comenzó en el siglo XIX y si bien muchos asentamientos poblacionales fueron nombrados por sus habitantes por las características del lugar y de su gente, otros recibieron denominaciones fruto de la injerencia que tenía la iglesia católica en ese tiempo en la conformación de los territorios.

En Itagüí Hoy le contamos la historia de algunos de los nombres de los barrios del municipio:

El Rosario: este barrio es uno de los más antiguos de Itagüí, en las primeras décadas del siglo XIX se llama Rincón Santo, sin embargo, las autoridades eclesiales le cambiaron el nombre por El Rosario.

Y es que según lo narra el libro “Itagüí, historia social y cultural”, en el siglo XX los representantes de la iglesia católica quisieron darle a Itagüí “calidad religiosa, cambiando los rústicos nombres de los barrios por otros que ofrecieran honor a su augusta protectora”, de tal manera los siguientes barrios cambiaron de nombre:

San José: en un principio llamado «Los Polveros». Recibió la denominación actual en honor al padre adoptivo de Jesús.

Santa Catalina: en otrora llamado “Calle Negra” debido al hollín que dejaba el tren cuando los habitantes para evitar el pantano lo regaban por sus calles, así lo cuentan Gabriel Hoyos y Ángela Molina en su libro “Historia de Itagüí”.

Los Naranjos: de acuerdo con lo narrado por algunos de sus habitantes, este barrio fue construido en los predios de una finca en la que proliferaban árboles de naranjos, de ahí proviene su nombre.

El Guayabo: Luz Elena Pinillo, quien vivió en su juventud en este barrio y es miembro de una de las familias más reconocidas del sector, indicó que el nombre de este territorio se dio porque en esos terrenos abundaban los árboles de guayabo.

El Pedregal: debe su nombre a los afloramientos rocosos predominantes en esa época en la vereda.

Los Gómez y Loma de Los Zuleta: llevan como nombre los apellidos de las familias más tradicionales que habitan esos terrenos desde sus orígenes.

El Ajizal: esta vereda recibió esta denominación debido a los sembrados de Ají pajarito que habían en dicho lugar.

La María: lleva el nombre de la finca que dio origen a la vereda.

Balcones de Sevilla: este barrio fue construido en los predios de una finca llamada Sevilla, según lo dio a conocer Clímaco Sarmiento en su obra Semblanzas de mi Tierra.

Los Velásquez: este barrio fue llamado en otro tiempo “La Tripería”. Su nombre actual se debe a una familia que se apellida de esa manera y es de gran tradición en el sector.

Yarumito: según lo narra el libro “Historia de Itagüí”, su nombre se debe a que poseía muchos yarumos, cuyas hojas usaba la gente para envolver las bolas de jabón de tierra que fabricaban.

La Hortensia: recibe este nombre, según Clímaco Sarmiento, porque en la entrada del barrio quedaba la casa finca de don Vicente Nicasaly, cuya esposa se llamaba Hortensia.

Barrio Pilsen: de acuerdo con lo dicho por el historiador Orlando Lujan, este barrio fue construido por Cervecería Unión y en sus orígenes allí solo habitaban los empleados de esta empresa con sus familias. Su nombre surge de uno de los productos que fabrica la compañía.

¿Conoces la historia del nombre de tu barrio y no está escrita aquí?, compártela con nosotros a través de nuestras redes sociales o el correo [email protected]