Adicciones comportamentales tienen la misma importancia que las adicciones químicas

En Colombia es común oír hablar de las adicciones a sustancias psicoactivas. Según el reporte del último Estudio Nacional de Sustancias Psicoactivas se estima que 11,2 % de los jóvenes universitarios son dependientes a el alcohol, 36,6 % de ellos han consumido alguna vez marihuana y el LSD es la segunda sustancia con mayor consumo entre esta población estudiantil en el país,  sin embargo, poco se ha ahondado sobre las adicciones comportamentales, una problemática en crecimiento entre la población, en especial por el auge de la tecnología.

Las adicciones comportamentales se refiere a la pérdida de control de ciertos de tipos de conductas que generan alteración en la condición de las personas, generando actos compulsivos y dañinos que pueden terminar afectando sus relaciones.

Para Sandra Milena Escobar especialista en farmacodependencia y magíster en educación y desarrollo humano,  es importante que las adicciones comportamentales se traten con igual importancia que las adicciones a sustancias psicoactivas  “estamos hablando de un comportamiento adictivo, cuando hay un comportamiento adictivo lo que suele pasar es que empieza a hacerse cada vez más compulsivo y a afectar o generar interferencia en la vida cotidiana, porque no haya una sustancia de por medio no quiere decir que esta interferencia no aparezca, todo lo contrario aparece y puede generar muchísimo”.

Los trastornos no relacionados a sustancias, como categoriza el  Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-5) a las adicciones comportamentales, más reconocidas en Colombia son la adicción a la comida, al riesgo, al trabajo, a las compras, la adicción a las redes sociales y a la ludopatía, siendo las dos últimas las de mayor incidencia en las personas.

“La adicción comportamental más común se considera que es la ludopatía, se reconoció como adicción desde hace más de 20 años. Sin embargo no se puede desconocer que el auge de las tecnologías empieza a tomar una relevancia importante. Se habla de adicción a las redes sociales, a los video juegos y la utilización de las tecnologías en función de las compras compulsivas” indica Restrepo.

Cómo detectar  un comportamiento adictivo

Según la investigación Representaciones Sociales sobre las adicciones comportamentales en el Valle de Aburra realizada por la Universidad de Envigado y la Universidad Católica Luis Amigó, existen varios criterios para identificar una adicción de corte conductual como por ejemplo la sensación de no poderse oponer a un deseo.

La sensación de pérdida de control y dificultad para ponerse límites, invertir más tiempo del indicado a cierta actividad, restarle importancia y  desplazar ocupaciones de su cotidianidad, que el comportamiento este causando problemas afectivos, familiares, dificultades laborales, económicas o legales son alarmas que indican que se está iniciando o se tiene una adicción comportamental.

La especialista en farmacodependencia Sandra Restrepo indica que es importante acudir a la ayuda y orientación  de especialistas cuando se tiene conciencia de que un comportamiento puede estar convirtiéndose en una adicción y advierte “todos los seres humanos buscamos actividades que nos gustan y nos generen placer pero hay que tener cuidado en que no se pueden convertir en la única y exclusiva actividad en la que se encuentre complacencia”.